Sesión para bebés / Pre-sesión para los padres

Una situación muy estimulante para que una familia decida hacer una sesión fotográfica es la presencia de un nuevo integrante. Es muy común, una vez pasada esa muy primera etapa de la adaptación familia-bebé, el que se desee guardar un hermoso recuerdo de un tiempo que parece correr muy rápido, el bebé crece día a día y deja de parecerse a sí mismo a toda velocidad.


No es tarea fácil el disponerse a fotografiar a un pequeño bebé, hay diversas razones que limitan la tarea por lo que es indispensable que el mayor despliegue de arte en la sesión, corresponda a la paciencia.


Para esta publicación, tendremos como marco una hermosa experiencia al fotografiar a una familia por quien guardo especial afecto, en aquel entonces con su recien nacida bebe, de menos de 2 meses. Las tomas fueron realizadas con una simple Canon PowerShot SX10 IS, en julio de 2010.

Un primer aspecto a tomar en cuenta es el uso del tiempo. Si bien es un factor siempre importante y que en cualquier tipo de fotografía debe ser considerado y medido de forma consciente, es éste y algunos casos de fotografía de la naturaleza, donde considero que este aspecto es más limitado y crítico. No tiene el fotógrafo casi ningún control del uso del tiempo, el bebé es quien manda. Sus momentos de disposición son muy breves, sus movimientos limitados, y obviamente sus posibilidades de ser dirigido casi ninguna. Debe tener muy claro el fotógrafo que más allá de aspectos accesorios como el vestuario o el lugar de la sesión, lo demás ha de ser como y cuando el bebé así lo decida, es decir, no hay un tiempo controlado para realizar la sesión. 

En lo personal, considero que las mejores tomas del bebe son aquellas donde se hace presente a través de sus ojos, es decir donde hay una expresión en ellos o cuando mira la cámara. Eso es a veces practicamente imposible, sobre todo a edades tan tempranas, sin embargo, es posible, esperando lo suficiente y estando siempre preparado para disparar. Es importante no olvidar trabajar con disparos continuos ya que en estos casos donde el modelo no controla sus expresiones, sino que está en constante movimiento, es de provecho contar con una gama de imágenes para seleccionar la mejor. Por cierto, que la cantidad de imágenes resultado de la sesión es significativamente menor que en los demás casos de retratos, sean familiares o de modelos. Es muy útil el aprovechar no solo los momentos en que el bebé está atento y explorando su entorno sino cuando está profundamente dormido, es otro momento donde se pueden hacer tomas llenas de ternura, como sólo un bebe y sus padres transmiten. 

Finalmente, aun cuando no se agota el tema, y seguramente regresaremos a éste, quiero resaltar en esta publicación, el trabajo que se realiza con los adultos en sesión. Hace una diferencia importante el conversar con ellos detenidamente para que sientan confianza respecto a la paciencia del fotografo. Un temor frecuente de los padres es creer que apenas el niño llore o se inquiete, todos los que están alrededor se desesperan y quieren salir corriendo. Debe quedar claro antes de comenzar, que el niño es niño y de acuerdo a su edad tendrá ciertos comportamientos para los que estamos preparados. Respecto a los bebés es importante que el fotógrafo establezca expectativas claras, sabemos que dormirá en cualquier momento, tendrá hambre, llorará para hacerlo saber,  etc, etc y en algunos momentos, que no serán la mayoría, estará tranquilo para la sesión, por ello estamos listos para afrontar todos los momentos. Hay que hablar claramente con los adultos para que colaboren en no desesperar puesto que ya sabemos todo lo que puede suceder y estamos allí para hacer una sesión donde todo eso sucederá. Obviamente, como he dicho en post anteriores, si nuestra actitud, en este caso la paciencia, no es genuina, se darán cuenta y se perderá el ambiente de la sesión. Por cierto, el bebé también percibe y actúa conforme al ambiente en que se encuentra, en ese sentido no es diferente a cualquier otro modelo. Hacer el esfuerzo de conversar estos asuntos con los padres con seriedad y claridad da importantes resultados, para que poco a poco lleguemos a esos momentos tan íntimos en la relación de los bebés con sus papás, que sin duda brindarán especiales imágenes. 

Recuerde que los que sí pueden ser dirigidos en esta sesión son los adultos, por ello se ha de hacer muy bien, no sólo durante la sesión, sino antes de ésta, para que dejen sus preocupaciones afuera y sean parte de una experiencia, que será larga, bastante interrumpida, en algunos momentos apresurada, pero con un fantástico resultado si todos los adultos involucrados estamos listos para ello. 

Los dejo con la ternura de las próximas 14 imágenes...













Comentarios

  1. Bellas fotos!!
    Exitos!!
    Maru García

    ResponderEliminar
  2. felicidades david! muy buenas tecnicas y tips :D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares